Síndrome del niño hipotónico

Por: Yoselin 06/12/09

sindrome1

Se le llama hipotonía a la disminución del tono muscular.

Este problema se presenta en niños pequeños, sobre todo recién nacidos y por lo general es de origen neurológico, aunque puede presentarse también en niños desnutridos, abandonados, a los que les ha faltado estímulo psicomotriz o con hipotiroidismo, entre otros problemas.

Se puede originar en el sistema nervioso central o en el sistema nervioso periférico y sus síntomas se pueden manifestar desde el nacimiento o en general en niños muy pequeños, presentándose desde casos leves hasta algunos que pueden ser progresivos y provocar invalidez.

No es fácil establecer el diagnóstico y origen de la enfermedad, pero en todos los casos las características fundamentales son la disminución o falta del movimiento, la debilidad muscular y la disminución del tono muscular.

La hipotonía es un síndrome porque presenta características de diversas enfermedades y se manifiesta principalmente por la disminución del tono muscular, el aumento en la movilidad articular desordenada y la adopción de posturas anormales.

Existen dos tipos de hipotonía:

Algunas hipotonías son de origen genético como son: las Atrofias espinales, la enfermedad de Pompe o glucogenosis o las Miopatías y otras pueden deberse a otras enfermedades o lesiones padecidas durante los primeros meses o años de vida.

Movimientos involuntarios

Por: admin 03/12/09

distonia_muscularA los movimientos involuntarios de los músculos de alguna parte del cuerpo se les denomina distonías y son producto de una alteración  del sistema nervioso. Se caracterizan por espamos musculares involuntarios que producen deformaciones o posturas anormales. Es el exceso o falta de tono muscular lo que origina las contracciones y da lugar a torsiones o temblores parecidos a un tic. Aunque el 80 por ciento de las distonías no tienen una causa definida, algunas de ellas están asociadas a la ansiedad o son resultado de una situación disparadora: una discusión, un asalto, un susto. También la depresión puede detonar los síntomas y pueden ser generados por estados emocionales, así como aumentar o disminuir con la relajación.

Si bien los movimientos son continuos, generalmente desaparecen durante el sueño.

LAS DISTONíAS SE PUEDEN CLASIFICAR EN CUATRO CATEGORíAS:

1. Focal: afecta sólo a un grupo muscular.

2. Multifocal: afecta a dos o más partes del cuerpo.

3. Hemidistonía: afecta a la mitad del cuerpo.

4. Generalizada: al menos una o las dos piernas, más otra región del cuerpo se ven afectadas.

La distonía es cuestión de herencia sobre todo en familias judías Askenázicas y en algunas no judías, y se transmite de manera auto somática (cada niño que tiene un padre o madre con un gen anormal tiene un 50 por ciento de posibilidad de heredar ese gen).

La severidad de la enfermedad puede variar dentro de una misma familia, por ejemplo, la madre afectada puede tener una distonía focal, uno de sus hijos puede tener una distonía generalizada, mientras que otro puede tener una distonía multifocal.

Una de las distonías más comunes es el blefaroespasmo, que es una contracción anormal de los párpados intermitente o sostenida. Toma su nombre de la palabra griega blefaro que significa párpado y de espasmo, que denota una contracción involuntaria del músculo.

Hay dos tipos de blefaroespasmo, el primario para el cual no existe una causa determinada y uno más llamado el secundario causado por un golpe o lesión. En la mayoría de los casos los pacientes presentan el primario.

Entre los síntomas se cuentan: sensación de ardor, parpadeo rápido y frecuente, por lo que es normal que los pacientes acudan al oculista. Pasado el tiempo, el parpadeo se puede hacer sostenido y llegar a interferir con actividades cotidianas como comer o escribir. Llegan incluso a no poder cerrar el ojo y a no ver bien. De acuerdo con los especialistas, el parpadeo intermitente se puede presentar ante cualquier situación, pero se incrementa al conversar, lo que ocasiona que el afectado se sienta mal, se enoje y con ello altere su estado de ánimo, provocando que se deprima o se ponga más ansioso, lo cual empeora el parpadeo.

¿Qué debes hacer ante un diagnóstico de distonía?

Lo primero es consultar a un neurólogo que sea experto en desórdenes de los movimientos quien determinará qué tipo de distonía tienes. Será necesario revisar tu árbol genealógico buscando antecedentes. Aún el más simple “cuello torcido” (tortícolis) debe ser tomado en cuenta, así como cualquier tipo de temblor,

Después se determinará la terapia médica a seguir. Hay muchos medicamentos en el mercado para tratar el problema que pueden ser tomados o inyectados. También se puede considerar la cirugía cuando los pacientes ya no son más receptivos a otros tratamientos. Debe tomarse en cuenta que la cirugía puede perder su efecto a través de los años, pero puede posiblemente proporcionar algún alivio.

Tu actitud hacia la enfermedad será algo determinante para sobrellevarla. Es natural que cuando conozcas la naturaleza del padecimiento pases por varias etapas para aceptarla. Puedes encontrar ayuda aprendiendo de otras personas que padecen la misma enfermedad.